Trucos para decorar tu casa a bajo costo

Adquirir una vivienda es probablemente una de las decisiones financieras más importantes de la vida, pues es la materialización del sueño de muchos, el reflejo de años de esfuerzo, el inicio de un mejor futuro, y, por supuesto, implica importantes sumas de dinero, por todo lo anterior no se debe tomar a la ligera. A la hora de dar este trascendental paso, debes tener presente que existen varios gastos asociados a la compra de un inmueble, que incrementarán el presupuesto y que son necesarios para finalizar el proceso y poder disfrutar de tu nuevo hogar sin ningún problema.

Esta decisión, entonces, no solo implica contar con el dinero para pagar la cuota inicial y con la capacidad de pago para asumir y cumplir con el crédito hipotecario que solicitaste, si es el caso, hay otros gastos legales que debes tener en cuenta y, por ello, dejar un dinero ahorrado para costearlos y que no te tomen por sorpresa, aquí te presentamos algunos de ellos:

  • Si, para la compra del inmueble, solicitaste un crédito hipotecario o un leasing habitacional, la entidad posiblemente te podrá cobrar por los siguientes trámites:
  • Estudio de crédito: Con este proceso la entidad se asegura de que el comprador tiene la capacidad de endeudamiento y de pago para cumplir con la obligación que solicita, a través del estudio de los documentos, la verificación de los datos y la calificación en las centros de riesgo. Algunas entidades no cobran por este, en las que sí lo hacen el promedio del valor está en $100.000.
  • Avalúo: Este gasto es necesario para poder determinar el valor comercial de la vivienda y el precio equitativo que se deberá pagar por el mismo, esto con base en algunos factores que ya están establecidos. Generalmente el costo equivale al 1 por 1.000 del valor de la vivienda.
  • Estudio de títulos: Es un análisis que se realiza sobre los antecedentes legales del inmueble, en el cual se verifica si los títulos de dominio o propiedad de este están conforme a derecho y si sobre el mismo se han constituido hipotecas, servidumbres u otros gravámenes y/o limitaciones al dominio. El costo varía dependiendo la entidad.
  • Si optaste por realizar la compra de la vivienda a través de una inmobiliaria, está cobrará por sus servicios un porcentaje, este no está regulado por la ley y depende en gran medida de el lugar en el que se encuentre ubicada la inmobiliaria, por lo general, el valor no supera el 3% más IVA. Este gasto se puede dividir entre comprador y vendedor, o ser asumido por cualquiera de las dos partes.
  • Los gastos notariales de escrituración corresponden al 0,54% sobre el valor de la venta, según el portal ciencuadras.com. Esta suma de dinero es asumida por partes iguales entre el comprador y el vendedor.
  • Impuestos municipales (gasto de beneficencia), representan el 1% del valor total de la vivienda. Dependiendo de la ciudad existen impuestos adicionales según lo establecido en las partes.
  • Impuestos para los derechos de registro, equivalen al 5 por 1.000 sobre el valor total de la venta más el 5 por 1.000 al valor de la hipoteca.
  • Certificados de tradición y libertad de inmuebles, este documento registra la historia de un bien raíz.
  • Una vez hagas la promesa de compraventa, debes autenticarla en una Notaría.
  • Copias de escrituras.
  • Otros gastos de tu nueva vivienda: impuesto predial, servicios públicos y administración de la propiedad.
  • Mudarse puede llegar a ser sinónimo de estrés, agobio o cansancio y es que, en general, implica mucho esfuerzo y poco tiempo, a veces objetos dañados o perdidos, pero con una correcta planificación no traerá tantos dolores de cabeza. No lleves aquello que ya no usas, mejor regálalo o véndelo y separa el dinero para tu trasteo, donde un carro de carga mediana se encargue de llevar tus pertenencias.

Te recomendamos visitar nuestro blog Guía para una mudanza sin inconvenientes

Es habitual que cuando decides comprar vivienda enfoques todo tu esfuerzo y dinero en la cuota inicial y el crédito hipotecario, y luego tengas dificultades para costear los demás gastos adicionales que vienen con esta compra. La solución siempre estará en la planificación, realiza un presupuesto con todos los gastos adicionales que necesitas para tener vivienda propia, ya que, aunque no se comparan en cantidad con lo que pagaste por el inmueble, representan cerca del 2% del valor de la vivienda y bien pueden descuadrarte.

Todos los trámites son pocos comparados con el placer de vivir en la casa de tus sueños, para asumirlos necesitas tiempo, dinero, paciencia y organización, de esta forma estarás tranquilo porque sabrás que cumpliste con todos los requisitos y pagos y solo te resta disfrutar.

¿Estás pensando en comprar una vivienda? No busques más, en Serena del Mar, La Ciudad Soñada, ubicada al norte de Cartagena, encuentras la opción que se adapta a tu necesidad, la vivienda que imaginaste alguna vez y en la que planeas desarrollar tu proyecto de vida.

Serena del Mar ofrece un entorno tranquilo, rodeado de la naturaleza, un alto potencial de valorización y variedad de precios en los proyectos residenciales que maneja, donde encontrarás la opción que se ajusta a tu presupuesto y te permitirá cumplir con todos esos gastos adicionales sin mayores sobresaltos.

En el Kilómetro 8 de la Vía al Mar podrás conocer de mano de las asesoras especializadas todo lo que La Ciudad Soñada tiene para ti.