Serena del Mar, La Ciudad Soñada con un horizonte sostenible hacia al futuro

Por Andrea Rojas                                                            Integrada a la naturaleza, con oportunidades para todos y planeada para el futuro, son los pilares bajo los que se diseñó Serena del Mar, el proyecto urbanístico ubicado al norte de Cartagena, que incorpora todos los componentes necesarios para ofrecer calidad de vida a sus residentes, visitantes y en general a todo el entorno en el que se desarrolla.

Bajo el enfoque de sostenibilidad urbana y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Serena del Mar integra servicios de vivienda, educación, salud, turismo, comercio y recreación, convirtiéndose en un concepto de ciudad compacta y de desarrollo integral e inteligente, que ofrece una experiencia única y responsable.

Son varios los elementos que hacen de Serena del Mar una ciudad planeada cumpliendo con la premisa de sostenibilidad urbana. Si hablamos de movilidad, la ciudad contará con 30 kilómetros de vías vehiculares, 16 kilómetros de canales navegables, 30 kilómetros de caminos peatonales internos y 35 kilómetros de ciclorrutas, donde se incentiva el uso de transporte no motorizado con la creación de circuitos continuos que permiten el desplazamiento de ciclistas y peatones a lo largo de la ciudad, logrando así reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que contaminan y ocasionan el cambio climático.

Además de diseñar sus vías partiendo de las necesidades de movilidad de los habitantes y visitantes para un cómodo desplazamiento, en Serena del Mar se cuenta con un paisajismo interno que no solo potencializa los atributos de los paisajes que los rodean y valores como la diversidad y conectividad de sus espacios verdes, sino que ayudan a generar sombra y a controlar la temperatura en los espacios que integran la ciudad soñada. A la fecha se han sembrado en parques, zonas recreativas y espacios verdes dentro de la ciudad un total de 30.743 individuos de 32 especies nativas. También, se han sembrado 9.000 mangles en las inmediaciones de los cuerpos de aguas internos y 5.500 más en la Ciénaga de la Virgen, contribuyendo a la restauración ecosistémica y a la integración con el entorno natural.

Otra de las bondades de La Ciudad Soñada es la prestación de los servicios públicos, la cual está estrechamente ligada a la sostenibilidad urbana, donde se busca un uso más eficiente de los recursos y la disminución de la huella ecológica. Contamos con un adecuado sistema de recolección de residuos con rutas diferenciadas, la instalación de sistemas fotovoltaicos que produce energía eléctrica a través de paneles solares, fibra óptica para el hogar con un sistema seguro, sostenible y moderno, un sistema de alcantarillado con tratamiento de aguas residuales que son reutilizadas para el riego se las zonas verdes, entre otras.

Serena del Mar está pensada para ser una ciudad resiliente al cambio climático, para esto cuenta con un plan de manejo de aguas lluvias global que las conduce en su mayoría al Gran Canal y a la Ciénaga de Juan Polo para evitar inundaciones, así mismo, cuenta con un sistema de drenaje pluvial en toda la ciudad diseñado de manera que las calles y andenes no se inundarán en temporada de lluvias.

En cuanto a la recreación, en Serena del Mar se contempla un campo de golf de 18 hoyos, diseñado por el legendario Robert Trent Jones, reconocido por integrar los campos con los paisajes naturales. Así como playas, restaurantes, marinas, fondeaderos y centro comercial de destino regional y calle comercial.
Y si hablamos de turismo, el plan maestro de Serena del Mar contempla desarrollos hoteleros como resort de playa, hotel premium de ecoturismo, hotel boutique y hotel de estadías prolongadas / negocios.

Por otro lado, el edificio de la Universidad de los Andes y el Centro Hospitalario Serena del Mar, dos de los proyectos emblemáticos de La Ciudad Soñada están diseñados desde la sostenibilidad.
Hablando puntualmente del Centro Hospitalario, está construido con altos estándares, bajo un sistema de certificación LEED BD+C (Diseño y Construcción de Edificaciones), lo que representa una construcción amigable con el ambiente, en el que se privilegia la adecuada clasificación de residuos para integrarlos a un proceso productivo. Otro aspecto es la optimización en el uso de materiales de construcción de manera que se reduzca el desperdicio de recursos naturales.

En cuanto al edificio de la Universidad de los Andes, su diseño es bioclimático enfocado en desarrollar una construcción diseñada para maximizar el movimiento del aire sobre piscinas de agua fresca, creando un microclima sombreado al interior de los patios centrales; convirtiéndose así en una reinterpretación funcional de la arquitectura local de Cartagena.
La Ciudad Soñada está lista para que residentes y visitantes conozcan y vivan la experiencia de un proyecto basado en la sostenibilidad, donde se encuentran todos los servicios en un entorno amigable y encaminado hacia el futuro, convirtiéndose así en un referente de materia urbanística a nivel nacional y regional.