¿Qué debe tener en cuenta un proyecto para ser sostenible?

Un proyecto es sostenible cuando en su diseño y construcción se establecieron mecanismos para reducir su impacto en el medio ambiente, hacia los habitantes de la zona, haciéndolo compatible con el entorno en el que se encuentran. En una construcción de esta naturaleza se disminuye el uso de recursos y se beneficia la relación con el entorno. Hoy mitigar los impactos es una necesidad, también, un elemento que los compradores valoran, y en muchos casos es determinante, a la hora de comprar una vivienda.

Este tipo de proyectos se enfocan tanto en el ambiente como en las personas, esto permite que a través de las infraestructuras y/o edificaciones se pueda ofrecer calidad de vida por medio de entornos saludables.
La construcción sostenible se caracteriza por generar un cuidado del entorno, prácticas sostenibles durante la obra, responsabilidad social, y por su eficiencia: optimiza el uso energético, reduce el uso del agua, utiliza materiales reciclados, evita el uso de compuestos tóxicos y disminuye la generación de residuos. Según el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible, estas edificaciones pueden ahorrar hasta un 70% de energía y un 90% de agua, si se comparan con las construcciones tradicionales.
La sostenibilidad es la clave para crecer y perdurar en el tiempo. Desde el lado del constructor, avanzar en estos desarrollos le podría garantizar un incremento en los precios de venta y poder alcanzar este objetivo en un menor tiempo, valorización de la obra, retornos de inversión más cortos y evidenciar su compromiso social y ambiental con el territorio local y con el país. Para la familia compradora, invertir en estos proyectos significa mejorar su calidad de vida, salud, menores costos en mantenimiento y consumo energético, entre otros aspectos.

Te recomendamos visitar nuestro blog Serena del Mar, un concepto de ciudad integrada a la naturaleza

Mientras esta tendencia crece aparecen algunos mitos que, por supuesto, no corresponden a la realidad. Se ha dicho, por ejemplo, que los proyectos sostenibles son demasiado costosos cuando en realidad proporcionan grandes ahorros a lo largo del tiempo. Algunos señalan que la sostenibilidad solo se ve reflejada en la edificación que se construye e ignoran su impacto en cuanto a la gestión de energía y de aguas pluviales, en la calidad del aire y en el futuro regenerativo al que conduce.
Un proyecto que se pensó, gestionó y desarrolló desde la sostenibilidad y desde la idea de dejar un mundo mejor a las futuras generaciones fue Serena del Mar, ubicado en la zona norte de Cartagena. Destacados arquitectos, ingenieros y diseñadores nacionales e internacionales reunieron su experticia para responder a las exigencias de las áreas geográficas de la zona de influencia y bajo los principios del bienestar colectivo, el respeto por el medio ambiente y la conservación de la tradición avanzaron con La Ciudad Soñada.
Este nuevo concepto de ciudad tiene como propósito ofrecer calidad de vida a sus habitantes, visitantes y en general al entorno en el que se desarrolla. Justamente, el reconocimiento de ese entorno y sus interacciones, fue clave para poder planificar una gestión ambiental adecuada en las intervenciones sobre el territorio que garantizaran la menor afectación de este, asegurando mantener y potencializar los servicios ecosistémicos.

La sostenibilidad estuvo presente en la definición del Plan Maestro con estándares internacionales de diseño, bajo el componente medioambiental, el cual se lleva en el ADN del proyecto. En Serena del Mar se brindan servicios donde las energías renovables, el manejo integral de residuos, el agua potable de calidad y el manejo de aguas residuales están presentes. Asimismo, cuenta con una gestión de impactos ambientales y fomenta la creación de capacidades y generación de empleo para las comunidades de influencia y para Cartagena.

¿Qué hace que Serena del Mar esté integrada a la naturaleza?

• Sistema ecológico. Cuenta con lineamientos ecológicos para el paisajismo funcional, el cual es realizado por el jardín botánico, y en este se priorizan especies nativas que incrementan el valor ecosistémico de Serena en el diseño paisajístico de los desarrollos y zonas verdes del urbanismo.
• Reúso de aguas residuales. A través de sistemas de tratamiento de alta eficiencia, es posible que las aguas residuales cumplan con los criterios de calidad establecidos por la normatividad ambiental y, de esa forma, son utilizadas en el riego de zonas verdes y humectación de vías.
• Distrito Térmico. Se cuenta con un Distrito Térmico, un sistema que ofrece de manera eficiente la climatización de las edificaciones y los espacios, cuidando el medio ambiente. Asimismo, implementa otros tipos de energía renovables como techos solares.
• Gestión integral de residuos de construcción y demolición. Selección y separación de residuos en el desarrollo de las obras, para proceder a reutilizar los materiales dentro de Serena del Mar, en cumplimiento con la meta establecida en las normas ambientales vigentes. Los desarrolladores reutilizan y aprovechan algunos residuos dentro de sus proyectos (Residuos de madera, Residuos pétreos).
• Construcciones con estándares sostenibles. El Edificio Universidad de los Andes, que es un edificio bioclimático, optimiza el consumo energético al ser diseñado según las condiciones meteorológicas, mitigando los impactos ambientales y el Centro Hospitalario Serena del Mar se encuentra en proceso de certificación LEED.


La Ciudad soñada es un referente en sostenibilidad ambiental, si quieres conocer la oferta residencial y todo lo que tenemos para ti, visítanos en el Kilómetro 8 de la Vía al Mar y de la mano de asesoras especializadas recorre Serena del Mar.